Tal y como habréis observado, en los últimos meses cada vez se exponían menos artículos, y a día de hoy no tengo mas remedio que dar por terminado el blog por motivos laborales, ya que apenas tengo tiempo para poder dedicárselo al blog.


Siento mucho tomar esta decisión ya que en estos dos años y medio el blog ha tenido muy buena acogida así como mi servicio premium, el cual hace bastante meses se cerro por tener el cupo lleno. Pero desafortunadamente ya no tengo el tiempo suficiente para el blog.


Como resumen del blog, podéis observar la cartera del blog que ha tenido al final una rentabilidad media del 9.20% sin incluir comisiones, el resultado es muy bueno si consideramos que la rentabilidad media anual debe ser al alrededor del 7.50% que es la rendimiento del SP500, y mas aun si consideramos que en este mundo pierden el 95%.  


El sistema viking ha dejado una rentabilidad de 815 puntos por contrato. Aunque a punto estuvo el drawdown sufrido de que lo pusiera en cuarentena, afortudamente no fue así y los resultados han sido positivos.


Tened mucha precaución cuando veáis rentabilidades de mas dos dígitos....casi seguro que el 99% tendrá trampa......como manipulación de datos, incluir la típica trampa de rentabilidad acumulada, no incluir deslizamientos ni comisiones, etc.
Y obviamente antes de invertir en cualquier curso, libro, paginas de dar señales de compra y venta... tenéis que ser mas prudente aun, ya que si de verdad un sistema da tanta rentabilidad como dicen los analistos (por no decir trileros o gentuza...pincha aqui para ver articulo de estos analistos crecepelos) no tiene sentido que se venda, así  de simple señores, si algún sistema es muy bueno NUNCA se venderá.


Para batir al mercado, aconsejo lo que siempre he llevado a cabo; un sistema con esperanza matemática positiva, que siempre vaya a favor de la tendencia, con una optima gestión monetaria y mucha disciplina y paciencia. Aconsejo la ruptura de soportes en tendencias bajistas y la ruptura de resistencia en tendencias alcistas.


Recordad the trend is your friend....se que estais aburridos de escuchar esa frase, pero es una de las claves para pertenecer al selecto grupo del 5% que bate al mercado.


Gracias por todo.





A petición de un lector analizo el siguiente valor.


Poco nuevo que añadir al valor desde mi ultimo análisis (pincha aquí para leerlo), donde ya comente que no era bueno posicionarse largos en el valor, y el valor rondaba los 6.33€
Ahora hay un factor clave, el soporte de primera categoría de los 5€, es un soporte de triple AAA como dirían las corruptas agencias de calificación.


Pues bien, podríamos asistir a un rebote desde dicho punto, que a su vez podría coincidir con el soporte de los 7500-7650 del IBEX, si el rebote sera fiable y habrá rally de navidad.......eso solo lo saben los pocos que hacen dinero en este mundo....las manos fuertes.


Como sabéis a mi me gusta la claridad y si luego me equivoco pues lo reconozco, ya que así podre seguir madurando profesionalmente en este mundo, pues bien, yo sigo apostando por lo que llevo apostando durante varios meses...por seguir estando cortos.


Ayer se cerro la posicion de mi sistema con unos buenos beneficios pero eso no quiere decir que nos pongamos largos si no que mi sistemas esta a la espera de la ruptura de soportes para llevar a cabo una estrategia con esperanza matematica positiva, RUPTURA DE SOPORTES EN TENDENCIAS BAJISTAS.




Ayer estuve dándome una vuelta por la blogsfera y sigo viendo desgraciadamente, analistos con piquitos de oro que se basan en nuevos indicadores, correlaciones con otros activos subyacentes, en ciclos económicos anteriores, que si amplitudes o timing, que si ciclos lunares o a la vecina le ha venido la regla, etc. para seguir apostando por estar largos como lo llevan haciendo meses y sin reconocer sus errores, LAMENTABLE, SEÑORES. (pincha aquí para ver mi articulo sobre los trileros del mundo de la bolsa)


Ya sabéis que aunque esos conceptos suenen muy bien, desde mi humilde opinión hay una variable que es la mas importante de todas ellas, TENDENCIA, por lo tanto si se hacen amiga de ellas tendrán mas opciones de batir al mercado.


Y con respecto a estos analistos vendedores de crecepelos que viven de vender cursos, señales a un precio desorbitado, libros con mas paja que contenido, salir en radio y televisión...cuanto mas lejos mejor o ya que ofrecen servicios por un precio tan desorbitado que demuestren de manera contrastada que de verdad ganan dinero en el mundo.
Si una persona de verdad le va tan bien en bolsa como dicen, dudo que tengas que hacen todos esos servicios. 
En bolsa solo gana el 5% y si perteneces a ese 5% la media es un 7.75% que corresponde a la rentabilidad del SP500. Es muy difícil sacarse mas de un 10% de media anual a no sea que seas un trilero o un gran especulador.


Yo en unas semanas volveré a presentar mis resultados del blog y al igual que los anteriores ronda la media del 6% de rentabilidad, hay que ser honesto y no vivir de especular con inocentes e ingenuos inversores si no vivir de especular con el mercado.





Cierre por objetivo del sistema con una ganancia de +465 puntos



Es un tema tan obvio que es casi ridículo debatirlo, siendo la CNMV la mayor culpable por ser unos incompetentes, es lamentable exponer estas ideas, pero no nos engañemos a nosotros mismos, estos actuaciones inmorales han pasado, pasan y pasaran.

Pincha aquí para ver un buen ejemplo de la información privilegiada





La gestión monetaria cubre la asignación de fondos. Incluye áreas como la compensación de la cartera de valores, la diversificación, las cantidades a invertir o arriesgar en un mercado dado, el uso de stops, los coeficientes recompensa/riesgo, qué hacer después de períodos de éxito o adversidad, y si conviene operar de forma agresiva o conservadora


El buen trading se puede resumir en tres palabras, que denomina las tres eMes: Mind, Money and Method. La primera de ellas, Mind, se refiere a nuestra mente, es decir a nuestro comportamiento, disciplina, control emocional y en definitiva a la psicología aplicada. Money significa Money Management y nos dirá cuánto comprar y cuánto vender y por último, Method, que hace referencia al método, al sistema de trading que vamos a utilizar, es decir, cuándo comprar y cuándo vender. La gestión monetaria, también conocida como money management, bet sizing o position sizing, ocupa el primer puesto en importancia en las categorías mencionadas, ya que nos ayudará a elevar nuestros ratios de rentabilidad-riesgo. 

¿Qué es el Money Management?
Vamos a definir la gestión monetaria como el algoritmo matemático que decide ¡¡Cuánto!! vamos a arriesgar en la siguiente operación dependiendo del total de nuestro equity o capital disponible para hacer trading. Según esta definición podemos ver que se trata de algo muy sencillo. Es un juego de números y simplemente responde a la pregunta de ¿Cuánto capital colocar en la siguiente posición?

Podemos beneficiarnos del money management, a pesar de que el tamaño de nuestra cuenta sea pequeña, además se puede aplicar a cualquier estrategia o sistema de trading que utilicemos.

Las estrategias de money management son independientes del sistema que apliquemos, así como del mercado o producto financiero con el que estemos operando.

La gestión monetaria entra en acción cuando ya hemos tomado una posición. Muchos autores establecen la siguiente relación entre el trading y la gestión monetaria: antes de tomar una posición somos traders y cuando ya estamos en mercado, dejamos de ser traders y nos convertimos en gestores monetarios y de riesgos.


¿Qué NO es el Money Management?

Cuándo comprar y cuándo vender. La decisión de cuándo comprar y cuándo vender depende de nuestro sistema de trading o de nuestro marco de reglas o de nuestro ratio fundamental favorito, pero nunca de nuestro capital disponible, nunca de nuestro nivel de Equity por lo que no es money management.

Donde colocar nuestros stops de protección. Los stops loss son una herramienta indispensable en el arsenal del trader y nos ayudan a mantenernos en el juego, protegiendo nuestro capital, la colocación de los stops forma parte de la gestión del riesgo o risk management, concepto diferente del money management

Piramidación,  se refiere a aumentar el tamaño de nuestra posición, a medida que el mercado se mueve a nuestro favor. Lo contrario de piramidar sería promediar a la baja (averaging down o cost averaging), esto es, aumenta el tamaño de nuestra posición a medida que el mercado va en contra nuestra....lo cual no hay que hacer


Paciencia, es una de las claves para batir al mercado. En este caso concreto se aposto desde hace meses por los bajistas, gracias a dicha actitud hoy tenemos la recompensa.

A continuación os dejo un buen artículo sobre la Paciencia....my friend.

Fuente; Invertirenbolsa


Dicen que la paciencia es la madre de todas las ciencias. Pero también podríamos decir que es la madre de toda buena inversión en Bolsa. Justo lo contrario de lo que solemos buscar y encontrar cuando queremos invertir.
La prensa se alimenta de noticias que llamen la atención, no necesariamente que sean rentables o constructivas. Así, será motivo de titular cuando una acción cae o sube un 20% en un día, independientemente de si al día siguiente pierde todo lo ganado o perdido, o de si era totalmente imposible posicionarse de forma legal con anterioridad para rentabilizar el movimiento. De forma opuesta, una tranquila acción que poco a poco ha ido sumando un 10% de rentabilidad media anual durante años, será poco probable que ocupe los titulares que copan esas otras pequeñas explosiones tan vistosas, pero tan inútiles a la hora de invertir.
Efectivamente, a toro pasado, puede resultar muy sencillo pensar lo fácil que hubiera sido invertir en dicha acción justo el día antes de que subiera un 20%. Pero pensar de esa forma es similar al soñador que ve por televisión la alegría de los afortunados ganadores del último sorteo de lalotería de navidad es inútil conocer el número, el resultado, a posteriori. Entonces, ¿por qué hacer caso de esas noticias espumosas? ¿Por qué prestar atención al incesante bombardeo de variaciones inútiles en las cotizaciones con las que no podemos hacer nada constructivo?
La sabiduría oriental nos puede enseñar un camino alternativo, el de la paciencia. Sus resultados, aunque ya nos los han contado alguna vez, tendemos a olvidarlos y siguen siendo tan sorprendentes como poco practicados.
Cuenta la leyenda que uno de los habitantes más viejos de un pequeño pueblo construido a los pies de una gran montaña empezó un día a levantarse muy temprano y salir hacia la montaña con una cuchar en la mano.
Sus vecinos se preguntaban qué hacía el anciano todos los días saliendo del pueblo al amanecer con una cuchara. Hasta que un día le preguntaron y éste respondió:
“Supongo que os habréis dado cuenta de que la montaña bloquea los cálidos rayos del sol durante la mayor parte del año, dejando en la sombra a nuestro maravilloso pueblo. Un día pensé que si no estuviera ahí la montaña, disfrutaríamos del calor y la luz del sol todo el año, y seríamos más felices, así que decidí empezar a quitar la montaña de ahí”.
Sus vecinos no salían de su asombro. ¿Pero cómo podía pensar el anciano que iba a desplazar una montaña a base de cucharadas? El viejo simplemente les respondió:
“Alguien tiene que empezar”.
La inversión a largo plazo se parece mucho a la actitud de nuestro anciano. A primera vista parece una quimera, perseguir por ejemplo un “mísero y aburrido” 10% anual de rentabilidad, cuando en las noticias vemos acciones y activos que ofrecen rentabilidades mucho más espectaculares en muy poco tiempo.
Pero recordar el poder del interés compuesto (reinvertir los beneficios) quizá nos ayude a visualizar que, efectivamente, podemos llegar a mover una montaña con una cuchara, si nos tomamos el tiempo suficiente y no vamos con prisas persiguiendo espejismos inalcanzables.
Olvidamos muy fácilmente que si reinvertimos los beneficios, un 10% anual dobla nuestro capital cada 7 años aproximadamente. Por lo que en unos 30 años, podemos haber multiplicado por 17 veces el capital inicial. Mucho más espectacular sería si en vez de conseguir un 10%, consiguiéramos un 15% de rentabilidad anual media. En ese caso, esos mismos 30 años habrían multiplicado nuestro capital inicial por 66 veces.
El tiempo y la paciencia son factores que no debemos despreciar. Lo aburrido no tiene por qué estar reñido con lo rentable. En el ejemplo anterior, una inversión inicial de 10.000 euros hecha poco a poco en nuestra juventud e invertida sabiamente a lo largo de nuestra vida, puede convertirse cuando llegue nuestra jubilación en más de medio millón de euros. Una buena cuchara y mucha paciencia es lo que se necesita, no portadas de periódico o boletos de lotería.



El lunes se cerró por objetivo la posición del sistema con un beneficio de 485 puntos

Estamos en noviembre pero las maquinitas ya han hecho su agosto con la falsa ruptura de los 9200 del IBEX. Las manos fuertes hacen dinero, principalmente, mediante el engaño.
Ya que en dicho punto seguramente se cerraron muchos cortos y se girarian a largos.

En mi caso concreto, me costo, el cierre de cortos con perdidas pero tal y como comente era una subida sin volumen, sin mano fuerte, la zona de 9200 no se rompio en semanal, por tanto era la subida del gato muerto.

Y en las bajadas debes de estar rapido ya q se sube en ascensor y se baja en escalera, por consiguiente en cuanto se aprecia una falsa ruptura de libro rapidamente nos debemos posicionar.

Resumiendo, mismo discurso de las ultimas semanas, solo debemos pensar en cortos con stop-loss por encima de la zona de tipo A de los 9200.


A petición de un lector analizo el bono alemán a dos años Schatz y el americano a 10 años T-note 10 years.

El lector me comenta si es buena opción ponerse corto a raíz de que la rentabilidad del bono es muy baja, ya que se mueve en sentido contrario al precio de cotización.

Respuesta; Esta misma pregunta me la hicieron hace unas semanas y sigo manteniendo la misma respuesta.
Nada de cortos, sería ir en contra de la tendencia primaria ademas se observa la entrada de la mano fuerte en estas subidas, así como MACD cortado al alza, MM30 alcista...

Sobre posicionarnos largos NO, mejor esperar a alcanzar máximos históricos para lo cual habría que romper resistencias de tipo A como los 110.15 en el schatz asi como 132 en el T-note years.

El lector se basa en los ciclos económicos anteriores y las correlaciones entre los diferentes activos subyacentes, pero aunque dicho argumento suena muy bien para los oídos y para los trileros (pincha en la palabra para ver dicho artículo de "analistos") que venden humo como libros, conferencias... hay un factor que tiene mucha mas ponderación.....La Tendencia.



Tras el puente de noviembre, regresamos y nos encontramos....que la vida sigue igual.

Se estableció la zona de 9200 como clave para posicionarse largo o corto, y tras el fracaso de cerrar con claridad por encima de los 9200 el índice sigue su tendencia primaria....bajista.

Además como ya se comentó en los anteriores análisis la subida estaba siendo sin volumen, donde sólo compraban las manos débiles mientras que las manos fuertes seguían distribuyendo....es decir, una distribución
de libro de los que mandan en este mundo....por eso en este mundo pierde el 95% (manos débiles) y ganan un 5%( 99% son manos fuertes).



Resumiendo, sigo siendo bajista pero con stop-loss ajustados, ya que la semana pasada la subida del gato muerto me se tradujó en pérdidas para mis sistemas

Cierre de Gamesa con una pérdida del 6.84%

Hoy se ha cerrado la posición abierta con una pérdida de 385 puntos


Una cuestión interesante que surgió durante un reciente seminario de trading fue: ¿cuál es el valor del trading más allá de ganar dinero?

Es una cuestión que surge para muchos traders. Muchas ocupaciones derivan su nobleza de contribuir al bienestar de los demás de forma directa. ¿Cuál es la nobleza del trading?

En mi respuesta, haciéndome eco de Ayn Rand, cuestioné la noción de que la nobleza reside única o primordialmente en ayudar a los demás.

Al dominar el riesgo y la incertidumbre; al aprender a perseguir la oportunidad mediante el esfuerzo; al mejorar en nuestra toma de decisiones; al volvernos más disciplinados; al hacer todo esto mejoramos como seres humanos. Eso se traslada a muchas otras áreas de la vida, con lo que nos volvemos mejores socios, esposos, padres y amigos.

De hecho, ésta podría ser la distinción más importante entre operar bien y mal: cuando operamos bien, nos volvemos más fuertes, mejores; sacamos lo mejor de nosotros mismos. Cuando operamos mal, sucumbimos a lo peor de nosotros mismos.

El valor del trading reside en el valor de cualquier actividad competitiva basada en el rendimiento: para dominarla, nos aproximamos un poco más a nuestros ideales – y eso afecta al resto de nuestras vidas.

Traducido del original: What Is The Value Of Trading?



En los análisis anteriores se comentaba la importancia de la zona de los 50 puntos por ser una resistencia de primer nivel, y que seguramente en los primeros intentos no lo superaría y así fue ya que en dicha zona se produjo un retroceso hasta los niveles zonales de los 30 puntos.
El nivel de los 30 puntos es un soporte también de primer nivel por tanto debemos de estar muy atentos al devenir de esta zona. Dicha zona fue rota hace unas semanas pero fue una falsa ruptura ya que rápidamente volvió a subir hasta los 35 puntos.

Es difícil establecer un nivel sólido que establezca cuando se ha producido o no una ruptura fiable de un soporte o resistencia de nivel A, yo aconsejo que dicha zona se produzca en cierres diarios, o mejor aún en cierres semanales, en más de un 3%.

Resumiendo, si se produce una ruptura del soporte zonal de los 30 puntos asistiríamos a una onda alcista de la renta variable.




Podemos deducir, por las estadísticas, que es sencillo perder dinero en la operativa, y mucho más difícil aún reintegrar esa pérdida. Quizás sea sencillo perder porque existen muchas más probabilidades de hacer las cosas mal que hacerlas bien. ¿Será por eso?

Por las estadísticas que rondan por ahí, creo que existe un gran malentendido sobre una de las reglas básicas de la gestión monetaria. No sé en que momento se distorsionó la regla, pero lo que debería llamase "Limitar las Pérdidas", se propagó como "Imitar las Pérdidas", y de ahí que el 90% de los operadores fallen constantemente. En realidad, su intento de imitarse los unos a los otros, se ha propagado por el planeta, y no será fácil poner un freno a esta situación.

Proliferan las técnicas e indicadores sofisticados para perder dinero, herramientas para aprovechar el mercado cuando las horquillas son más altas, y efectivas técnicas de hipnosis para saltar Stops mentales.

Para que podáis combinar en esta difícil tarea que es el trading, las herramientas provistas por el análisis con una gestión monetaria sólida, intentaré aportar mi grano de arena, y rescatar así la extraviada regla mediante el sentido común, para unirla a su significado original.


Si ya has perdido dinero en el trading, puede que pienses que fue debido a que no tengas un buen sistema- ésta es la razón número uno por la cual principiantes alegan haber reventado su primera cuenta en bolsa,- “porque no tienen un sistema”. Raramente confiesan, o son conscientes, que es porque operaron demasiado, o arriesgaron demasiado. Mientras que tener un sistema es importante, lo que impedirá a que pierdas todo tu capital es un plan para evitarlo.

Es muy importante no perder todo tu capital cuando estás aprendiendo. Quizás pienses que la gestión monetaria es algo para añadir a tu operativa cuando hayas encontrado al sistema perfecto y ya estés ganando dinero. Esa suposición es errónea, dado que la mayoría de reglas que citaré en esta sección tienen más a ver con el sentido común que con sofisticadas fórmulas.

Entiendo que a nadie le guste perder, pero las pérdidas son inevitables en el trading y es por eso que necesitamos algunas reglas para tenerlas en todo momento controladas.

1  No arriesgues más del 2% en cada operación. Esto te dará la posibilidad de sobrevivir series de pérdidas (draw downs) sin afectar demasiado tu cuenta.

Piensa que lo que realmente te hará ganar en bolsa a largo plazo son los intereses compuestos de todas las operaciones ganadoras- por eso empieza limitando las perdedoras!

Hablaremos más adelante de qué características técnicas debe tener tu sistema, pero busca o elabora un modelo con un alto porcentaje de efectividad (Win Rate), para que los puntos ganados sean más numerosos que los puntos perdidos.

Cuanto más activo/a seas en el trading menos querrás arriesgar por cada operación. Obviamente, si haces 15 operaciones al día, no arriesgues 1% en cada una, porque en un día malo experimentarás un severo Draw Down.

Si, en cambio, sólo operas pocas veces al mes, entonces puedes arriesgar un poco más del 1%, pero no hace falta mucho más dado que seguramente irás a por límites de 2-5% por operación, que una vez compuestos darán un buen crecimiento del capital.

Por muy efectivo que resulte un sistema a lo largo del tiempo, nunca deberemos aumentar de forma considerable el máximo riesgo de la operativa, pues una situación anómala e inesperada en los mercados podría descapitalizarnos de un plumazo.

En Bolsa, lo más probable es que suceda lo menos probable.

Muchos dirán que nunca arriesgarán el 20% de su capital en una sola operación, pero no hace falta exagerar tanto- ¿qué sucede cuando se dan varias operaciones perdedoras seguidas ? Uno puede tener un excelente sistema que brinde de cada 10 operaciones, 6 ganadoras y 4 perdedoras. Pero es muy difícil conocer cual de esas 10 operaciones van a ser las ganadoras y cual las perdedoras. ¿Y si se dan 4 operaciones consecutivas perdedoras?



Muy interesante artículo que seguro que os hará reflexionar sobre la famosa frase en bolsa..."de que a largo plazo en bolsa se gana"....una auténtica mentira.
Pincha aquí para acceder al artículo completo.


¿Es siempre rentable la bolsa a Largo Plazo?


Si por Largo Plazo se entiende un Saeculum, un siglo, más o menos, sí; pero si somos realistas y lo que consideramos es un período largo, unos 20 años, en que el inversor construye un patrimonio para su jubilación, la respuesta es: No, la bolsa no siempre es rentable a Largo Plazo, a menos que se realice una cobertura adecuada. Pensemos, en un inversor de nuestra Generación Perdida, que no es la del 15M, que decidió empeñarse (nunca mejor dicho) en mantener de forma inamovible una parte fija de su fondo en acciones desde 1996 (enlace gráfica), podría terminar con un patrimonio real bastante magro a finales de 2016 (y siguientes) 

Con una perspectiva realista de Largo Plazo, la inversión en Bolsa también puede ser la ruina más calamitosa. Imaginen un inversor que construyera su patrimonio accionarial replicando el índice desde 1901 y sigan la línea negra durante los distintos años de la gráfica. De modo que déjense de mantras tontos repetidos por comerciales de fondos XYZ y piensen que ustedes ocupan un lugar distinto en el mostrador de contratación, el de que interesa que abra o mantenga un fondo X que da una comisión x a su gestor con independencia de que usted gane o pierda.

Bueno, ¿y qué se puede hacer en esta Fase Bajista que se promete larga? Lo primero, no empeñarse en un esquema fijo de inversión, pues los descensos seculares en el valor real no ocurren de manera constante (en línea recta), sino que viven momentos de alzas contra la tendencia secular, que ocurre tras un suelo bajista y que también parecen seguir un patrón. Así que ha de buscarse un instrumento de inversión flexible que permita salir del mercado bursátil y volver una vez se ha construido un suelo; piensen que estamos en una fase bursátil de altísimo riesgo solo para profesionales, muchos de los cuales perderán hasta la camisa.


 Son patrones que se repiten, están avalados por las estadísticas y, por regla general, cuentan con fundamentos lógicos que los explican. Algunos pueden utilizarse para operar y ganar dinero con ellos, otros solo son guías que los inversores deben tener en cuenta. José Luis Cárpatos, analista de Serenitymarkets.com, asegura en los cursos de formación organizados por el Instituto de Técnicas Financieras (ITF) que las pautas estacionales son de gran ayuda y que han contribuido a que un buen número de reputados inversores haya amasado notables fortunas.
Las pautas estacionales no se basan en astrología, ni en cartas del tarot, sino en psicología, pues el mercado está formado por personas. A continuación, se explican cinco patrones de los varios que existen. Cárpatos explica además que su efectividad se multiplica si se combinan.
Operar solo el primer día de cada mes es una de las mejores recetas
Es una estrategia operativa que ha dado grandes resultados. Esencialmente, consiste en comprar futuros sobre índices en los últimos compases de la sesión de la última jornada del mes. Cárpatos explica que en esa sesión suele haber un cierre de posiciones largas que provoca un pequeño desplome en los índices; si así es, las posibilidades de que la pauta se cumpla aumentan.
Siguiendo esta fórmula y con un solo futuro del Ibex se habrían ganado 4.733 puntos del índice (cada punto equivale a 10 euros) entre 1997 y 2003, según un estudio realizado por el analista de Serenitymarkets. Como comparación, la ganancia operando el segundo día del mes en lugar del primero se hubiera limitado a 814 puntos. En el S&P 500, la ganancia acumulada entre octubre de 2002 y febrero de 2006 se situaría en el 23,5% frente al 16,1% que se hubiera obtenido.
La explicación de la pauta radicaría en que los bancos cierran parte de sus carteras a finales de mes para abrirlas de nuevo el primer día del mes siguiente.
Enero, el oráculo de lo que ocurrirá el resto del año
El primer mes del ejercicio suele ser un buen predictor de lo que ocurrirá el resto del año. Si el índice sube en enero, lo más probable estadísticamente hablando es que termine el ejercicio con avances. Así ocurrió en el Dow Jones entre los años 1950 y 2003, salvo en cuatro ocasiones. La pauta falló en 1966 y 1968, años álgidos de la guerra de Vietnam. Tampoco se cumplió ni en 1982 y ni en 2001. Pero acertó en los 48 años restantes. En el Ibex, de los últimos seis años solo falló en 2009. En enero de ese año, retrocedió un 8,1%, pero cerró el ejercicio con una subida del 29,8%.
El razonamiento lógico estaría en que entidades financieras y fondos de inversión hacen sus apuestas importantes en enero. Pero esto implicaría que los movimientos durante el resto del ejercicio serían mínimos, lo que no se corresponde con la realidad. En todo caso, funciona.
De noviembre a abril, el periodo mágico de la Bolsa
El dicho Sell in May and go away, que puede traducirse por vende en mayo y olvídate, es el mejor resumen de cómo funciona esta pauta estacional. Se ha estudiado en los 19 principales mercados del mundo desde enero de 1970 a agosto de 1998. Todos suben mucho más en el periodo de noviembre a abril que de mayo a octubre. La diferencia es abismal, del 10,5% frente al 1,4% en los años estudiados. Y lo más impactante es que el profesor que realizó el estudio comprobó que la serie persiste machaconamente en el tiempo, incluido Reino Unido, desde hace 300 años. ¿Qué razonamiento explica esto? Cárpatos argumenta que la gente tiende a irse de vacaciones tranquila, vende y no tiene que estar pendiente de sus inversiones. Hay además una razón adicional que tiene que ver con la fiscalidad. "La ley en Estados Unidos permite que se ingrese dinero en los fondos de pensiones con cargo al ejercicio fiscal anterior", señala José Luis Cárpatos.
El peor mes es septiembre y no noviembre como suele creerse.
Los índices también se alegran de irse de vacaciones
Septiembre es uno de los meses más peligrosos para invertir en Bolsa, precisamente porque es el mes típico de la vuelta de vacaciones. El síndrome posvacacional existe en las personas y tiene su réplica casi exacta en los mercados.
Pero también existe la otra cara de la moneda. Una de las pautas que mejor funcionan en renta variable es la de las jornadas previas a amplios periodos festivos. Un estudio sobre el comportamiento de las Bolsas durante todos los periodos festivos de entre 1897 y 1964 así lo confirmó. El 68% de los días anteriores a las fiestas eran alcistas, 14 puntos porcentuales más que la media de todos los días. En cambio, solo el 50% de los días posteriores a las fiestas eran alcistas, 4 puntos porcentuales por debajo de la media.
La pauta del Día de Acción de Gracias (Thanksgiving, en inglés) funciona con gran precisión. El analista de Serenitymarkets.com revela que el S&P 500 ha subido en 11 de los últimos 13 años en la semana antes de Acción de Gracias. "El día antes de Acción de Gracias y el día después combinados solo han dado pérdida en nueve de 53 ocasiones", agrega en una clase del curso de trading de Serenitymarkets.com
El comportamiento se repite en otras fechas señaladas. Así, la Bolsa sube en el 69% de los días previos al 4 de julio; en el 74% de la sesiones anteriores a Navidad, y en el 75% de los días previos a Año Nuevo. Tan importante es el efecto previo a las fiestas que Jeremy Siegel demostró tras estudiar la serie del Dow de 1885 a 2001 que el viernes es el día más alcista y el lunes, el peor (véase gráfico).
Las elecciones en EE UU, una clave incontestable
La capacidad de operar tomando como referencia esta pauta es mucho más limitada. Pero su funcionamiento es incontestable, al menos en Wall Street, donde se ha realizado el estudio. En los índices de Nueva York el calendario de las elecciones presidenciales de EE UU juega un papel clave. El análisis revela que el mejor presidente para los mercados fue Franklin D. Roosevelt, en su primera legislatura al mando del país, que comenzó en 1933. En los cuatro años desde que tomó el poder, el Dow Jones sumó más de un 200%.
Al margen del color político, el estudio demuestra que los años previos a que se celebren las elecciones son los mejores con diferencia. En las 26 legislaturas analizadas, la ganancia media del año anterior se sitúa en el 12,9%. El año de las elecciones obtiene la medalla de plata con un avance medio del 8,9%. Y el farolillo rojo es para el ejercicio posterior al de las elecciones. El avance se reduce al 3,2% y la mitad de los años, el índice registró números rojos. Entre tanto, solo el 19% de los años con elecciones en el Dow cerró en pérdidas. Cárpatos explica que el año previo a la celebración de elecciones es el de más inversiones y promesas, y la Bolsa así lo recoge.

Fuente: Cinco días



Los que llevais tiempo leyendome sabemos que defiendo la claridad y detesto la ambigüedad de los analistos que hacen una lectura sin concretar y clarificar y luego a toro pasado comienzan con sus famosas frases de "os lo dije" " como muy bien comenté la última vez....". Bueno, estos "personajes" que viven del engaño de cursos, libros, conferencias de televisión, radio, de dar señales manipulando históricos... Cuanto más lejos esos analisitos mejor.

Mi respuesta es clara y concisa:  Cortos.
Basándome en las siguientes premisas.
  • Como ya comenté hace unos días no aprecio entrada de la mano fuerte.
  • El Macd semanal sigue por debajo de cero.
  • MM30 bajista.
  • No ha habido un aumento de volumen en esta subida
  • Y la razón mas importante, no se ha superado la zona clave de los 9200 puntos.

Sabeis que lo mas importante para mi en el analisis tecnico son las zonas claves que vienen definidas por los soportes o resistencias de tipo A. Siendo dichas zonas mucho mas eficiaces que cualquier indicador u oscilador, o ciclos lunares, o pautas de velas o que si a la vecina le ha venido la regla... Pues bien, mientras sigamos por debajo de los 9200 puntos mandan cortos pero obviamente debemos de ir con mucha precaución porque se esta acercando a dicho nivel aunque al ser una resistencia de tipo A dificilmente en los primeros intentos prodrá superarla.


Solamente pido una cosa a mis lectores, que dediquen 15 minutos a ver el discurso de Steve Jobs ya que estoy seguro que les habrá sido muy útil.
Pincha aquí para acceder al video de youtube.

Cierre de la posición con una pérdida de 385 puntos



A petición de un lector analizo SAN.

El lector me comenta si es buena opción posicionarse largos en el valor tras las subidas de las últimas semanas.

Mi respuesta a día de hoy es NO, porque la tendencia de la renta variable y el valor sigue siendo bajista.
Además la MM30 bajista, MACD semanal cortado a la baja, no hay movimiento de la mano fuerte entrando en el valor...

Solamente podríamos empezar a considerar la toma de posiciones en el lado largo con la superación al cierre de los 6.70 al cierre. Soy consciente de que nos pierde la idea de comprar valores en mínimos pero.....esa profesión de buscador de suelos....es una auténtica ruina.
Señores, no seamos ilusos casi nunca se podrá comprar en mínimos y vender en máximos, dejemos de escuchar los cantos de sirenas de esos "analistos que viven del cuento de libros, conferencias en radio, televisión, de dar cursos...." y centrémonos en llevar a cabo un sistema con esperanza matemática positiva.

En resumen, en el SAN mandarías cortos tras la ruptura de los 4,99 zonales así como empezaríamos a pensar en largos tras la ruptura de los 6,70. Mientras tanto, vemos los toros de la barrera.


A petición de un lector analizo el bono alemán a dos años.
Dicho lector me comenta que si le aconsejo ponerse corto ya que no espera que suba mucho el precio del bono al raíz de que se traduciría en una bajada de la rentabilidad la cual ya es sumamente baja.

Mi respuesta es clara: No se debe de entrar corto por la sencilla razón de que sería ir contra tendencia y si queremos ganar en este complejo mundo donde pierden el 95% si vamos a favor de la tendencia siempre habrá mayores probabilidades de ganar ya que al fin y al cabo, la bolsa es........un "juego" de probabilidades.

La certeza solo la tienen los tiburones que cuenta con la información privilegiada...esos mismos que habrán hecho negocio hoy con banco pastor.

Resumiendo, a pesar de la intachable trayectoria alcista del Schatz yo me mantendría al margen y sólo invitaría a posiciones alcistas tras la superación de los 110.15 al cierre diario, con un stop-loss ajustado de no mas del 2% de nuestro Bank.

Cierre de ANA con una pérdida del 3.68%



Expongo el siguiente post para explicar la duda de un suscriptor sobre la correlación existente entre los bonos y la bolsa.
A grandes rasgos las subidas en la rentabilidad de los bonos influyen negativamente en la Bolsa y al revés, las bajadas de la rentabilidad de los bonos son positivas para la Bolsa. Hay varias razones para esto:
  • Cuanto mayor sea la rentabilidad de los bonos mayor rentabilidad por dividendo exigirán los inversores a las acciones, y la forma de que una acción aumente a corto plazo su rentabilidad por dividendo en el momento de comprarla es que baje su cotización. Cuando la rentabilidad de los bonos baja la situación es la inversa, los inversores están dispuestos a aceptar rentabilidades por dividendo menores y por tanto a pagar cotizaciones más altas.
  • Aumentan los costes de financiación de las empresas. Las empresas también emiten bonos, no sólo lo hace el Estado. Si tienen que pagar una rentabilidad mayor verán reducidos sus beneficios.
Pero en la práctica esta relación no se cumple el 100% del tiempo. Es decir, es posible en ciertos momentos que la rentabilidad de los bonos suba y también lo haga la bolsa, igual que puede suceder que baje la rentabilidad de los bonos a la vez que baja la Bolsa.
La primera explicación a esto es que en la Bolsa influyen infinidad de variables, y aunque la rentabilidad de los bonos es una de las más importantes para el corto y medio plazo no es la única. Puede suceder que otros datos de signo contrario compensen el movimiento de los bonos.
También hay que tener en cuenta que la rentabilidad de los bonos, a grandes rasgos, es la suma de la inflación y el PIB estimados para el futuro. Y que crezca el PIB es bueno, pero que crezca la inflación es malo.
Imaginemos que un momento dado la rentabilidad del Bono a 10 años está en el 4% porque el mercado considera que la inflación en el futuro va a estar en el 2% y el PIB va a crecer al 2%. Parece evidente que para la Bolsa es mejor que la rentabilidad baje al 3% que que suba al 5%, pero no siempre es así.
Si la rentabilidad del Bono a 10 años baja al 3% porque las expectativas del mercado ahora son que la inflación va a subir al 3% y el PIB va a tener un crecimiento del 0% lo más probable es que la Bolsa reaccione mal, ya que para los beneficios de las empresas es negativo que la inflación vaya a subir más de los esperado anteriormente y que además la economía se vaya a estancar.
Y, sin embargo, si la rentabilidad del Bono a 10 años sube al 5% porque el mercado espera ahora que la inflación futura va a bajar al 1% y el PIB va a crecer al 4% lo más probable es que la Bolsa suba, ya que este nuevo escenario es mucho más positivo para los beneficios empresariales y para el conjunto de la economía que el anterior (inflación 2% y PIB 2%).
Cuando las rentabilidades están en puntos extremos tampoco funciona la correlación típica entre Bonos y Bolsa. Por ejemplo, si la rentabilidad de los Bonos está en niveles muy bajos es posible que bajadas adicionales de esta rentabilidad no supongan subidas de la Bolsa, ya que el mercado podría considerar que esas bajadas de rentabilidad de los bonos no son sostenibles y tendrán que volver a subir más pronto que tarde. Y en el otro extremo, si los Bonos dan una rentabilidad alta las subidas adicionales de dicha rentabilidad no harán caer a la Bolsa si el mercado considera que se ha llegado a unos niveles de rentabilidad del Bono insostenibles que tendrán que bajar también más pronto que tarde.




Ser valiente para los beneficios y cobarde para las pérdidas.
 Soy consciente de que estarán aburridos de escuchar este tópico en bolsa, pero desde mi humilde opinión es indudablemente una de las claves para batir al mercado. Desafortunadamente la mayoría de los inversores hacen lo contrario, ser valiente para las pérdidas y cobardes para las ganancias aquí tenemos, posiblemente, una de las razones por las cuales pierden en bolsa el 98% de los inversores.
Obviamente, debemos de tener en cuenta que dejar correr los beneficios, al igual que cortar las pérdidas, no es tan sencillo como parece, ya que va en contra de nuestra naturaleza humana. Nuestras limitaciones psicológicas harán que en la mayoría de los casos tomemos beneficios en operaciones ganadoras, aunque el importe final ganado sea inferior al que nos dicta por encima de las operaciones a largo plazo.  Si empleamos un sistema seguidor de tendencia y cortamos las operaciones ganadoras, habremos generado un beneficio a corto plazo, pero habremos dejado de ganar un dinero esencial para nuestra supervivencia a largo plazo. Los beneficios se concentran en pocas operaciones, si cercenamos nuestra ganancia en dichas operaciones, habremos cortado de raíz nuestras posibilidades de ganar dinero a largo plazo. Por lo tanto, debemos aprender a dejar correr los beneficios y cortar las pérdidas.
Un experto sabe hacer dinero si sigue esta máxima, inclusive ganando 3 de cada 10 operaciones. Sí, has leído bien, aún perdiendo la mayoría de tus operaciones puedes marcharte ganando dinero al mercado, pero para ello debes tener un sistema de trading fiable que te aporte pequeñas pérdidas pero grandes ganancias. Por eso, quienes nos dedicamos al trading no nos disgusta perder, forma parte del juego, del sistema, de la profesión. Ahora bien, el problema llega si en las operaciones de tu operativa lo que ganas es poco, o bien, tus pérdidas son iguales a tus ganancias. Mejor lo decía Bill Lipschutz:
“A diferencia de muchos otros traders, no tengo problema en dejar que mis beneficios corran. No creo que se pueda ganar dinero en los mercados de forma consistente si estamos condicionados por ganar dinero en más del 50 % de las operaciones. Tienes que descubrir la manera de ganar dinero en los mercados, partiendo de un ratio de operaciones ganadoras del 20 % o 30 %” 



Hace unas semanas comenté que había que estar atentos al VIX ya que se acercaba a zonas de soporte lo cual se traduciria y en una alza del VIX y por tanto un aumento de la volatilidad con nuevos tramos bajistas y asi fue ya que rebotó en el soporte de primera categoría de los 30 puntos.

Actualmente se acerca a la resistencia de los 50 puntos zonales, lo cual tiene dos lecturas, la primera es que seguramente no la pueda romper al alza en el primer intento al ser una resistencia de tipo A+ por lo tanto asistiriamos a un nuevo tramo alza en la renta variable.
La segunda lectura se llevaría a cabo si se rompe dicha resistencia y por consiguiente el VIX tendria via libre al alza traduciendose en una nueva onda bajista en la renta variable.




Siempre he aconsejado indagar en el mundo de la automatización de sistemas con vistas a batir al mercado ya que nos estaremos basándo en problema debido a que si un sistema ha funcionado en el pasado con buenas stats tendrá altas probabilidades de seguir funcionando en el futuro.
Así que de manera introductoria y sencilla expongo los siguientes conceptos a tener en cuenta a la hora de llevar a cabo el desarrollo de un sistema auotomático:

a) El periodo utilizado. 
Normalmente en años, siendo deseable que sea el máximo posible (un mínimo de cinco años, cuando se trabaja en base diaria) y a ser posible con diferentes situaciones de mercado, como, por ejemplo, alzas, bajas y movimientos laterales. Cuando se tiene una buena base de datos de más de 5 años, lo mejor es empezar probando el sistema en un periodo intermedio. Una vez se tienen los resultados deseados, probar sin variación de los parámetros el mismo periodo de tiempo con datos anteriores y con datos posteriores. Si se mantienen la línea de resultados, el sistema empezará a dar muestras de su validez. También debería efectuarse la prueba con el mismo periodo de datos arrancando en tantas fechas distintas como sea posible, para analizar la consistencia que no dependa de unas condiciones iniciales determinadas. Por último, conviene realizar la prueba completa con el total del periodo de datos. Si se mantienen los resultados sin excesivas variaciones, el sistema tiene muchas garantías de seguir funcionando en el futuro. 

b) El beneficio neto. 
Es el resultado total del periodo una vez descontados los costes de transacción o comisiones, teniendo en cuenta que probablemente entraremos a precios superiores en las compras e inferiores en las ventas que los que se puedan determinar. Esto puede ponderarse utilizando como precio al que se realizan las operaciones el de apertura del día siguiente a que nos proporcionan la señal. 

c) El número de operaciones analizado. 
Es importante que un sistema genere para el periodo analizado las suficientes operaciones para validar su eficacia. Como mínimo deberemos tener para el periodo analizado unas cien operaciones, correctas o erróneas, pero debe mantenerse en esta proporción. Un sistema que genere poca operativa, aunque arroje un buen resultado, será poco fiable. 

d) La operación con mayor beneficio y la operación con mayor pérdida. 

Es importante que la operación con mayor beneficio no sea un porcentaje elevado del beneficio total obtenido por el sistema, porque la situación puede no volver a repetirse. También es interesante analizar la operación con mayor pérdida para controlar que no exceda el total de riesgo que podemos asumir. Tampoco hay que ajustar las reglas del sistema para que eviten esta máxima pérdida, ya que su aparición puede venir provocada en el futuro por otras condiciones no previstas. Es preferible que sea el sistema de stops el que consiga evitar su aparición. 

e) El máximo número de operaciones consecutivas con pérdidas y con beneficios. 
Es muy útil, sobre todo para intentar determinar si podremos soportar la presión de estar perdiendo de forma consecutiva un número grande de veces y seguir sin desconfiar del sistema manteniendo su disciplina. Este dato puede incrementarse en el futuro. No es definitivo, pero puede aproximarse bastante. También puede ser útil para evaluar el capital necesario para afrontar con garantías el sistema. 

f) El máximo recorrido adverso medio por operación y el mayor. 
Habrá que tener un estómago muy fuerte para confiar en un sistema que durante cinco años haya obtenido un rendimiento anual del 100%, pero que en medio hayamos tenido, con una posición en cartera, pérdidas no realizadas del 50% de la posición. Esto es lo que se intenta analizar con este parámetro, muy importante, ya que ataca directamente a la disciplina psicológica del inversor. 

g) El porcentaje de operaciones ganadoras. 
Es difícil encontrar sistemas seguidores de tendencia con un porcentaje de operaciones ganadoras superior al 55%. Muchas veces podemos considerarnos satisfechos de tener un porcentaje entre el 35% y el 45%. Hay que ser especialmente cuidadosos con el efecto que tienen los stops sobre este porcentaje. Hay que desconfiar sistemáticamente de los sistemas con elevados porcentajes de aciertos. 

h) El ratio beneficio medio / pérdida media. 
Este ratio deberá ser siempre superior a 1, especialmente si nuestro porcentaje de aciertos es bajo. Si obtenemos uno entre el 2'5 y el 3'5 con niveles de acierto en torno al 40% habremos desarrollado un buen sistema. 

i) La volatilidad y la probabilidad de ruina. 
La volatilidad, calculada como desviación típica de los resultados obtenidos en todas las operaciones, debe ser lo mas baja posible. La probabilidad de ruina es una fórmula que nos permite calcular (teniendo en cuenta el capital inicial, el ratio de beneficio medio / pérdida media y el porcentaje de acierto) la probabilidad que tiene el sistema de autodestruirse, es decir, de que se conjuguen los peores resultados y se acabe perdiendo el capital invertido a pesar de haber encontrado un sistema rentable en el tiempo.

El martes se cerró TRE con un beneficio del +2.85% y BKT con un +4,78%





Cuando tenemos tomada una posición y ésta disminuye su valor en un 30 %, muy pocas veces hacemos la reflexión sobre el esfuerzo alcista que es necesario para devolver la inversión a su valor inicial. Ni siquiera para pretender ganar. Pues bien, si tenemos un activo que vale 10 y reduce su valor hasta 7 o en esa misma relación, hemos sufrido una pérdida de valor del 30 % pero para que vuelva el valor desde 7 hasta 10, que era el valor inicial, necesitamos que el activo se aprecie un 42,86 %. Bueno al fin, y al cabo, solo es un poco más.

El problema de los números es que esa distancia aumenta hasta límites muy dolorosos. Solo debemos coger papel y lápiz y ponernos a realizar los cálculos. Suelen sorprender a muchos de los inversores que no suelen haber reparado en esto. Si un activo se deprecia desde 10 hasta 5, es decir un 50 %. Para devolver el activo al valor original de 10 necesitamos que el activo se revalorice un 100 % desde 5 para llegar al mismo valor inicial. Así, resulta que si nuestro patrimonio en un activo desciende un 80 %, es decir, desde 10 hasta 2, para empatar necesitamos que el activo se revalorice un 400 %. Al menos, para meditar, pero dejamos en el aire el cálculo del activo que desciende desde 10 hasta rozar el 0. Ejemplos, los tenemos en nuestro mercado continuo.

Esta reflexión surge tras algunos comentarios que hemos escuchado últimamente contra el riesgo. Si comentas que tu activo se ha revalorizado el último mes, un 10 %. La apreciación del oyente suele ser que estas tomando mucho riesgo e incluso puedes estar medio loco. Pero si reflexionas, sin ir muy lejos encontramos activos que han perdido en 6 meses un 30 %, lo cual equivale a una rentabilidad negativa de un 60 % anual, que precisa del correspondiente y necesario esfuerzo de revalorización del 150 % para solo empatar. Esto, para una gran mayoría de inversores a pie de calle, no es riesgo. Para animarse, hay quien dice que será la universidad de sus hijos, otros comentan que las dejaran en herencia y otros que ya subirá.

Es increíble como la mente humana trata de justificar la realidad y seremos los primeros en reconocer que hemos sufrido este mecanismo expiatorio en alguna fase de nuestra vida. No es por desanimar, pero el comportamiento de los últimos meses de las acciones en el mercado español es de los que aumentan exponencialmente el número de inversores pillados.


Para nuestro consuelo, no solo nosotros nos equivocamos. El matemático y maestro del Money Management,Ralph Vince lo experimentó con 40 profesores universitarios, planteándolos un juego ganador con probabilidad de ganar del 60 %. Demostró que expusieron sus cuentas a excesivo riesgo y no aplicaron ningún método de gestión tanto del riesgo como de las probabilidades, solo 2 se defendieron y acabaron en positivo. Este efecto perverso de los números se conoce técnicamente como Apalancamiento Asimétrico o reducción de la capacidad progresiva de recuperar las pérdidas.



A pesar de las subidas de los últimos días, no se había apreciado ninguna mejoría significante en la renta variable, por la sencilla razón de que no se habían roto al alza zonas claves de primera categoría.

Desde mi punto de vista, de las pocas cosas que son fiables en bolsa, son los niveles marcados por los soportes y resistencias. Es decir, a la hora de llevar a cabo mi operativa me baso, esencialmente, en dichos niveles, por esta razón cuando se violó el nivel de los 1230 puntos, y no me cansé de repetirlo, aconsejaba estar solo cortos  eso sí tras aceptar previamente mi error de que apostaba por los largos en el medio plazo.

A la pregunta de si es tarde subirse al tren de los bajistas, la respuesta es No. Pero obviamente como las bajadas son muy verticales debemos de ser rápidos y seguir nuestro sistema y subirnos lo antes posible para no perdernos el tren.
Si el SP500 pierde en cierres diarios, o mejor aún, en semanal los 1100 puntos, los que no se han posicionado todavía, deberían de entrar cortos en dicha ruptura. Pero, por favor, mucha prudencia y con stop-loss que no supongan mas de un dos por ciento por operación.

En el caso del IBEX-35 el nivel a vigilar es la zona de los 7500 ya que dicha ruptura se traduciría en una nueva onda bajista. Siendo el siguiente nivel los 6700. El cual es el nivel a vigilar en el medio plazo porque dicha ruptura se traduciría en una nueva sangría en nuestro querido indice.

Resumiendo, olvidaros de los analistas que han aconsejado estar largos basándose en correlaciones con otros activos subyacentes o ciclos lunares, etc. hay que estar cortos desde la perdida de los 1230 puntos. Pensad que estos analistos viven mas de los libros, cursos, conferencias en radio, televisión, etc. de operar ya que desde mi humilde opinión en bolsa , como en la vida, se debe priorizar variables, siendo la variable mas trascendental la tendencia, por muy bonito que suene la historia de la correlación con las materias primas, los bonos, las divisas, etc.


A veces para tratar de entender los movimientos bursátiles todos nos olvidamos de una máxima fundamental: la bolsa la mueven personas con unos esquemas mentales muy similares a los nuestros. Incluso los programas automáticos que tanto volumen generan se basan en pautas psicológicas elementales. Un ejemplo: Hace un año cuando alguien ganaba un 5% comprando unas acciones de Santander a 14€ no tenía prisa en venderlas, se decía aquello de “¿y qué voy a hacer con el dinero?”, era una tendencia alcista tranquila, ahora si se gana un 5% comprando unas acciones de Santander a 6€ se tiene prisa por venderlas, parece que quemen. Esto pasa porque la volatilidad genera miedo y falta de confianza, da igual el precio y la acción que sea, en resumen, es pura psicología.
Y es que casi todos los grandes maestros de la ciencia del dinero fueron incapaces de hacerse millonarios. No me refiero a enriquecerse vendiendo libros de texto, sino especulando. Que yo sepa, no contamos más que con tres hábiles especuladores en la historia económica:
Es decir, el saber economía no convierte a nadie en experto en ganar dinero.
Sin embargo, con pautas psicológicas si se puede hacer dinero. Un ejemplo:
Hace algunos años los hermanos Hirsch, una de las mejores firmas a nivel mundial de búsqueda de pautas estacionales, publicaron unos datos: que los días de la semana no son todos iguales a la hora del trading. El Dow Jones desde 1990 a 2006, si lo miráramos por día de la semana habría dado los siguientes registros:
  • Lunes +6.460 puntos.
  • Martes +1615.
  • Miércoles +204.
  • Jueves -226 puntos.
  • Viernes -523 puntos.
Yo no soy psicólogo pero estos datos son realmente sorprendentes y se me ocurren dos interpretaciones: el principio de la semana nos hace estar más dispuestos a la inversión y a medida que se acerca el fin de la semana se nos pasan las ganas y pensamos más en el descanso y también que los mercados abiertos y en actividad nos dan una tranquilidad que no nos da el fin de semana. Incluso creo que si los mercados no cerraran nunca esta pauta desaparecería.
Así pues, apuntarse el tanto, para trading a corto lo mejor es comprar el viernes al cierre y vender el lunes. Eso sí, si durante el fin de semana se desata una guerra mundial… cuidado.
¿Veis? Yo también tengo esa pauta psicológica en mente.
Otro ejemplo:
Morningstar encargó hace unos años a los profesores Bernatzi, Kahneman y Thaler que llevaran a cabo un sondeo para determinar hasta qué punto los inversores de EEUU estaban sujetos al problema del exceso de optimismo. El estudio se hizo en 1999 justo antes del estallido de la burbuja y la pregunta era sencilla:
Cuando usted se plantea una inversión financiera ¿pasa más tiempo pensando en las ganancias que podría obtener o en las pérdidas que podría causarle?
Las respuestas fueron de lo más impactante, tanto que aparecen en algunos libros de psicología:
  • El 39 % declaró que pasaba mucho más tiempo, prácticamente todo el tiempo, pensando en lo que iba a ganar.
  • El 35 % que pasaba más tiempo pensando en lo que iba a ganar.
  • El 19 %, hacía lo correcto, es decir, pasar el mismo tiempo valorando la ganancia o la pérdida.
  • El 6 % tan sólo decía que pasaba algo más de tiempo valorando la pérdida.
  • El 1 % decía que pasaba casi todo el tiempo valorando la posible pérdida.
Creo que los resultados son para que nos pongamos todos a reflexionar. El 74 % de los que entran en el mercado lo hace porque cree que va a ganar mucho y no valora adecuadamente el riesgo. Sólo un 7 por ciento se preocupa mucho por las pérdidas. ¡ El 74 % frente al 7% ! y un miserable 1 por ciento de gente que se preocupa de forma extrema por las pérdidas frente a un 39 % que se preocupa casi sólo de lo que van a ganar. Por eso el excesivo optimismo es tan grave…
Y ahora volvamos a nuestros propios esquemas mentales: ¿Acaso no es cierto que si compramos algo y sube ya damos por segura la ganancia aunque no hayamos vendido y si compramos y baja en cuanto recuperamos nuestro nivel estamos deseando vender al mismo precio que antes nos sedujo para comprar? La acción y el precio es el mismo, sólo ha cambiado nuestra percepción.
A mi esto me parece apasionante, ¡hay estudios serios que incluso han encontrado relación entre los días soleados y las subidas en bolsa! Todo esto demuestra que la bolsa no es una entelequia que manejan unos personajes inaccesibles con una inteligencia superior, es algo tan humano como cualquier otra actividad y sus impulsos a veces son tan irracionales porque son un fiel reflejo de nosotros mismos y nuestros esquemas mentales.
De hecho, hay una serie de términos más propios de psicología que de economía que explica muy bien esta estructura bursátil y que se aprecian muy bien en este gráfico que podría -al menos en su primera mitad- superponerse al gráfico bursátil del último año y que marca el punto de máximo riesgo financiero en contraposición al punto de mejor oportunidad inversora:
Optimismo, entusiasmo, emoción, estoy listo, euforia, ansiedad, negación, miedo, desesperación, pánico, capitulación, desánimo, depresión, esperanza, alivio, optimismo.
Ahora que hay tantos buscando el suelo del mercado bajista quizás deban olvidarse de los “retrocesos de Fibonacci” o las ondas Elliot y lo busquen buceando en sus propios sentimientos…